¿Qué es el ecotarianismo?

Foto de un plato de mejillones un plato de baja huella de carbono
Un plato de mejillones representa una baja huella de carbono y forma parte del menú Ecotariano. Foto: Avlxyz.

Con el aumento de la conciencia ambiental, durante el último año surgió una nueva manera de comer teniendo en cuenta las consecuencias en el medio ambiente. En este caso no se trata de abandonar los alimentos provenientes de los animales sino de llenar el plato con productos que hayan dejado la menor huella de carbono posible.

Si bien no suena algo sencillo, es mucho más difícil de lo que parece. Sin embargo, se puede hacer y se convirtió en un movimiento con cada vez más adeptos. Para entenderlo y empezar a practicarlo hay que tener en cuenta algunas palabras claves como transporte, embalaje y fertilizantes.
Foto de te de menta hecho con hojas del jardin propio
Té de menta hecho con hojas de planta propia, una excelente opción de huella de carbono cero. Foto: Meaduva.

Como ya sabés, lo mejor para disminuir la huella de carbono de tus compras es, además de prescindir de las bolsas de plástico, visitar los mercados del barrio y comprar productos nacionales. Sin embargo, en el momento de elegir tu menú Ecotariano tenés que tener en cuenta muchas otras cosas. Por ejemplo, un tomate de granja puede sonar tentador y muy verde pero si esa granja queda a kilómetros de la tienda, el transporte hace que el efecto de su huella crezca.

Por otro lado, los mejillones resultan uno de los mejores platos Ecotarianos. Sí, un miembro del reino animal. La razón reside en que para crecer, necesitan consumir mínimas cantidades de otras pequeñas especies. Lo que los hace un eslabón muy chico de la cadena. Eso sí, no quiere decir que todos los platos de ostras cumplen la regla. Lo mejor es ir a buscarlas directamente a un puerto, no al supermercado que las importó de Chile.

Volviendo a la cadena alimenticia, vale aclarar que la mejor elección es consumir aquellos animales que están en los eslabones más bajos como las anchoas en vez del salmón que necesita un kilo de éstas para crecer.

Así, la diferencia con los vegetarianos se encuentra en el por qué. Los Ecotarianos no comen carne simplemente porque cada vaca necesita kilos y kilos de otros animales y plantas para desarrollarse. Es fácil: cuanto más consumo, mayor la huella.


Foto de calabazas de un mercado de fair trade
Calabazas en un mercado de Fair Trade en San Francisco, Estados Unidos. Foto: A look Askance.

Otro aspecto muy mencionado por los Ecotarianos es el Fair Trade o el Intercambio Justo. En este caso, quizás convenga comprar arroz traído de China con certificado de trabajo justo y bajo nivel de fertilizante, que otro cultivado en una provincia cercana a la tuya cuyas tierras no están hechas para este tipo de plantación.

Siguiendo esta línea, consumir alimentos provenientes de Africa puede ser recomendable si éstos pertenecen a un programa de Cambio Justo en el cual lo obtenido por la venta va destinado a programas sociales o ecológicos. La huella del transporte se compensa.

Ni hablar de consumir vegetales fuera de estación o envueltos en bolsas, aunque los encuentres en los estantes de una tienda orgánica. Una idea rica y fácil para agregar a tu menú Ecotarianos es el té de menta, hecho con hojas de una planta que podés tener con facilidad en tu balcón. Si te es difícil sacar el café de tu desayuno, intentá que sean granos del país o en todo caso de Brasil, Colombia está demasiado al norte.

Vía TreeHugger y The Times (UK)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: