Posts Tagged ‘productos organicos’

Razones para comer orgánico

Algunas Razones Objetivas y Subjetivas que nos deberían despertar a todos la necesidad de cambiar la forma de alimentarnos

El paso a la agricultura orgánica:¿una opción interesante para los pequeños agricultores?

El paso a la agricultura orgánica: ¿una opción interesante para los pequeños agricultores?
La adopción de la agricultura orgánica entre los pequeños agricultores de América Latina y el Caribe

Si bien la definición de agricultura orgánica es objeto de acalorados debates, en general se concuerda en que su práctica comporta el uso de insumos biológicos en lugar de insumos químicos sintéticos. Las técnicas orgánicas comprenden la conservación del suelo, la rotación de cultivos y la utilización de abono verde, tecnologías de bajo costo, recursos locales y conocimientos tradicionales. Se ha realizado una evaluación temática sobre este tema para analizar la experiencia de siete asociaciones de pequeños agricultores, presentes en seis países de América Latina y el Caribe, que habían adoptado tecnologías agrícolas orgánicas y comercializado sus productos con éxito.

El descenso de los precios de los cultivos convencionales ha puesto en peligro la viabilidad económica de los pequeños agricultores de los países en desarrollo. Por otra parte, los productos obtenidos por medios orgánicos se venden a un precio considerablemente mayor y ofrecen una alternativa viable. La demanda de productos orgánicos ha crecido enormemente en todo el mundo, especialmente en la Unión Europea, los Estados Unidos y el Japón , y mucho más rápidamente que la de otros productos alimentarios. Las organizaciones no gubernamentales (ONG) de América Latina y el Caribe han propugnado la adopción de la agricultura orgánica entre los pequeños agricultores promoviendo el uso de recursos locales y de insumos no químicos y asesorando a las organizaciones de agricultores acerca de las técnicas de comercialización. Por lo que se refiere a los siete casos estudiados, hoy día los pequeños agricultores dominan la producción orgánica y representan la mayor parte de este tipo de productores. No cabe duda de que el FIDA necesita aprovechar el papel decisivo que los pequeños agricultores están desempeñando en la producción orgánica.

En la evaluación se pusieron de manifiesto las siguientes cuestiones fundamentales:

•En el contexto de los proyectos encaminados a promover la agricultura orgánica es preciso ocuparse de las limitaciones a las que se enfrentan los pequeños agricultores, como son la seguridad de la tenencia de la tierra, la disponibilidad de mano de obra y los costos extraordinarios conexos (por ejemplo, los relativos a la certificación). Además, los agricultores necesitan recibir apoyo durante el período de transición, es decir, de dos a tres años desde el momento en que abandonan los métodos convencionales, ya que en esa fase su vulnerabilidad financiera es máxima.

•Las organizaciones de agricultores prestan apoyo en materia de comercialización, ayudan a difundir nuevas tecnologías y supervisan la observancia de los métodos orgánicos de producción. A su vez, necesitan el respaldo de los donantes, las ONG y los organismos gubernamentales mediante, entre otras cosas, la financiación a corto plazo de los costos de certificación y la capacitación, especialmente a medida que los agricultores van pasando de los métodos convencionales a los orgánicos.

•Hace falta fortalecer la capacidad de las asociaciones de agricultores para afrontar los problemas relacionados con la comercialización y negociar acuerdos a largo plazo con los compradores, tanto directa como indirectamente, a través de las asociaciones de comercialización y las empresas de elaboración.

•Los actuales marcos jurídicos y normativos tienden a favorecer la agricultura convencional. Por tanto, en el marco de los proyectos que fomentan la agricultura orgánica, es necesario estimular a los gobiernos a crear un entorno normativo más propicio para que los pequeños agricultores adopten este tipo de agricultura.

El paso a la agricultura orgánica

Todo parece indicar que los pequeños agricultores de escasos recursos cuentan con una ventaja comparativa frente a los productores en gran escala, puesto que ya reúnen las condiciones adecuadas para dedicarse a la producción orgánica. De hecho, habida cuenta de sus limitaciones financieras, es más probable que esos agricultores adopten prácticas orgánicas a falta de otras alternativas: al no poder permitirse los costosos insumos químicos, muy probablemente disponen de suelos de mejor calidad. Ahora bien, para obtener resultados satisfactorios, es indispensable que se den algunas condiciones. Ante todo es imprescindible contar con una tenencia segura de la tierra: los agricultores no están dispuestos a invertir tiempo y esfuerzo en medidas de conservación que arrojan beneficios sólo a largo plazo si la tenencia de la tierra resulta insegura y de breve duración. Además, los propietarios de la tierra temen no poder desalojar a los arrendatarios una vez que éstos han logrado mejorar la calidad del suelo. Es preciso que los proyectos promuevan contratos de arrendamiento a largo plazo para los pequeños agricultores y estimulen a los terratenientes a respaldar métodos de agricultura orgánica y conservación de tierras en general. Entre otras cosas, la buena calidad del suelo permite a los agricultores conseguir y mantener con mayor facilidad los niveles de fertilidad utilizando técnicas orgánicas, con lo que resulta menos difícil cumplir los estrictos requisitos necesarios para obtener la certificación orgánica. La disponibilidad de mano de obra (familiar) es otro factor decisivo si se considera que la agricultura orgánica requiere gran abundancia de ésta (por ejemplo, para la eliminación manual de malezas).

Eficiencia colectiva

Las conclusiones de la evaluación indican que el éxito o fracaso de los pequeños agricultores de productos orgánicos depende de su capacidad de constituirse en organizaciones que permitan a los agricultores sacar provecho de las economías de escala mediante la comercialización colectiva. Además, los compradores están mucho más dispuestos a negociar con las asociaciones que con una plétora de agricultores particulares. Asimismo, esas organizaciones imparten capacitación sobre los principios de la producción orgánica y promueven la adopción de nuevas tecnologías entre los pequeños agricultores. También ayudan a vigilar el cumplimiento de las normas internacionales en materia de agricultura orgánica, reduciendo así los costos de certificación tanto para los miembros individuales como para los organismos de certificación, que de esta manera no deben realizar inspecciones de todos los agricultores sino solamente de una muestra de ellos. Si bien es imprescindible prestar apoyo a las organizaciones de agricultores, esta tarea dista mucho de ser fácil: la producción orgánica de los países en desarrollo a menudo se vende en el extranjero, donde el cumplimiento de las normas de calidad y la puntualidad de las entregas son fundamentales; los canales de exportación con frecuencia son complejos, y la certificación puede resultar costosa (en Guatemala, los agricultores pagaban el 1,5% sobre el precio del café que producían; en Costa Rica, el 4% sobre el precio del cacao y en la Argentina, el 4,4% sobre el precio de la caña de azúcar).

Comercialización de productos orgánicos

Según los cálculos, en 2000 se vendieron productos orgánicos en todo el mundo por un total de USD 19 700 millones; ahora bien, los precios pueden disminuir a medida que aumente la oferta o aparezcan nuevos consumidores que no deseen pagar precios muy elevados. Los productos orgánicos que más se exportan son los tradicionales procedentes de América Latina y el Caribe, como café, bananas, caña de azúcar y cacao, de los que no se dispone en los países industrializados. En la evaluación se señaló que los pequeños agricultores contaban con un nicho de mercado y desempeñaban un papel destacado en la producción orgánica en todos los países examinados, con excepción de la Argentina. En 2000, los pequeños agricultores representaban el 98,6% de todos los productores orgánicos de México, prácticamente la totalidad de los 5 000 productores orgánicos de Guatemala y cerca del 90% de los de la República Dominicana. Aun así, esos agricultores carecen de los conocimientos necesarios para la comercialización. Los compradores prefieren negociar con las asociaciones de agricultores, en las que las actividades de producción y entrega están bien coordinadas, en lugar de tratar con los agricultores particulares. Algunas asociaciones han estipulado contratos con empresas de comercialización o elaboración en la Argentina (caña de azúcar), la República Dominicana (bananas), Guatemala (café) y México (miel), las cuales venden luego esos productos a compradores extranjeros. En la Argentina y la República Dominicana, las asociaciones de agricultores y las empresas de comercialización mantienen sólidas relaciones basadas en la concertación de contratos que abarcan no sólo la comercialización sino también la provisión de asistencia técnica y crédito. Los resultados más satisfactorios se observaron en los casos en que se establecieron contactos directos con los compradores extranjeros, y los contratos a largo plazo garantizaron un mercado seguro y precios estables.

Fomento de cambios de políticas

Las políticas macroeconómicas, agrícolas y comerciales tienden a favorecer la mecanización y la utilización de sustancias químicas, subvencionando las importaciones de maquinaria e insumos agrícolas. Las políticas e instituciones gubernamentales dedicadas exclusivamente a la agricultura orgánica han desempeñado un papel secundario en la aparición de los productos orgánicos, en general, y en los buenos resultados obtenidos por los agricultores de productos orgánicos abarcados por los estudios de casos, en particular. Aunque esto podría sugerir que no son necesarias políticas e instituciones específicas, es importante apoyar su establecimiento, puesto que los países importadores, sobre todo los de la Unión Europea, cada vez exigen más que los productos orgánicos se obtengan y certifiquen conforme a normas comunes. Además, con leyes y reglamentaciones nacionales es posible reducir los costos de certificación que deben sufragar los pequeños agricultores, pues propician el establecimiento de empresas de certificación nacionales. Asimismo, el establecimiento de leyes e instituciones apropiadas brinda protección a los pequeños productores y exportadores de productos orgánicos en caso de problemas en los mercados extranjeros, y resultan indispensables para celebrar negociaciones internacionales con los gobiernos a fin de que abran el acceso a esos mercados.

Los Productos Orgánicos son productos que se obtienen de sistemas productivos sustentables.

Esto se logra mediante:

* el uso racional de los recursos naturales
* la no utilización de productos de síntesis química
* el incremento y/o mantenimiento de la fertilidad
* el incremento y/o mantenimiento de la biodiversidad
* el respaldo por medio de registros que avalen el manejo aplicado

productos organicos: controversia

La salud es la principal preocupación de todos los seres humanos y la alimentación es parte inseparable de una buena salud. La producción y venta de alimentos ecológicos, vienen a dar respuesta a los consumidores y a la cada vez mayor atención que se presta a la alimentación. La innecesaria ingestión de químicos, producto de las explotaciones agrícolas y ganaderas son nocivos para la salud y deteriora el medio ambiente. Se podría decir que los alimentos ecológicos, orgánicos o biológicos, son aquellos alimentos y bebidas producidos sin la utilización de productos químicos en todas las fases de su elaboración. Actualmente, los consumidores tienen la garantía de que los alimentos naturales que compran son realmente ecológicos y saludables si al comprar alimentos ecológicos estos están certificados por los organismos correspondientes.

Los alimentos ecológicos proporcionan además un aporte nutricional más completo que los convencionales y sus efectos en el organismo siempre serán positivos. Los alimentos ecológicos contienen entre un 40% y un 60% más de vitaminas y minerales que los productos convencionales y menos porcentaje de agua, por lo que aportan más resistencia ante las enfermedades. Se conservan mejor que los tradicionales y poseen un contenido en nutrientes muy superior al de los productos convencionales.

La parte negativa se encuentra en el precio de venta de los alimentos ecológicos que es más elevado que el de los convencionales. Si bien, esta diferencia se está reduciendo en los últimos años por el aumento de la demanda y ya son muchos los alimentos ecológicos que se pueden comprar, zumos, legumbres, frutas, carne, verduras, vinos, etc. Los consumidores bien informados aceptan este mayor precio de venta ya que realmente obtienen productos saludables de mucha mejor calidad. También es cierto que algunos productos, sobre todo vegetales, no tienen un aspecto tan bonito como los tradicionales pero a cambio si tienen un color mucho más puro. Los alimentos ecológicos hacen recuperar el verdadero aroma y sabor de las comidas y bebidas.

Como aspectos positivos se puede observar el aumento de la producción agrícola y ganadera de origen ecológica, gracias a la alta demanda de los mercados del exterior. Este incremento ha llevado a crearse asociaciones regionales de productores de alimentos ecológicos como EPEA, APECPAE, ARPA-ECO o AEN, con el objetivo dar apoyo y promover el consumo de productos ecológicos.

Por el beneficio de consumir productos organicos, vale la pena el gasto

Son más caros, pero es algo lógico, pues son alimentos tratados de forma distinta; sin embargo, también son más benéficos para el cuerpo; yo suelo recomendarlos a las personas que padecen diabetes, porque hay una marca que tiene alimentos endulzados de manera natural y que no alteran los niveles de azúcar de mis pacientes”, sostiene el nutriólogo Jesús Díaz.

Elena Aranda, amante de la comida orgánica, explica que estos productos sí son más caros. “En ocasiones cuestan el doble que un producto normal”, ya que mientras un litro de leche oscila entre los 8 pesos con 50 centavos, un litro de leche de soya orgánico puede costar hasta 16 pesos.

O bien, una bolsa de pan, parecida al pan de caja normal, cuesta entre 20 y 25 pesos, mientras que el pan normal no supera los 18 pesos.
“El sabor de los productos sí es diferente, son más ricos; en el caso de la leche, ésta es más suave, y en el caso del pan, es más seco; contiene más fibra, saben diferentes pero saben muy bien”.

Algunas marcas de comida orgánica que usted puede encontrar en supermercados comunes son, Food for life, Food Live y Bio. La primera y la segunda cuentan con leche de soya, carnes, lácteos, hortalizas y vegetales, en tanto la tercera tiene una amplia variedad de galletas y productos manufacturados con amaranto orgánico.
Green Corne y El pan Papalotl también son opciones para comprar productos orgánicos, ya sea procesados en forma de algún platillo o bien en su estado natural.

La comida orgánica aporta beneficios al planeta y a su salud

La comida orgánica no parece ser una moda pasajera. Se trata de un tipo de alimentación que protege la vida del planeta y la salud de los consumidores. En este sistema de nutrición, las frutas, legumbres y verduras orgánicas son cultivadas sin pesticidas y regadas con agua natural no tratada, es decir, no dañan de ninguna forma la tierra.

El ganado orgánico también recibe especial cuidado, goza del libre pastoreo.
En entrevistas anteriores con Crónica, la célebre chef Mónica Patiño, partidaria de la comida orgánica, explicó que a los animales no se les suministran hormonas para que crezcan más rápido, se les permite cumplir cierto tiempo de vida y después se les sacrifica de forma rápida para que no segreguen sustancias nocivas producto del dolor o el temor.

La comida orgánica va más allá de una posición ideológica frente al sacrificio de animales y el cultivo sin pesticidas “es un cambio en la conciencia de consumo para con tu cuerpo y para con el mundo”, aseguró Elena Aranda, cuya dieta se basa en productos orgánicos.

MÁS SALUDABLES. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Emory, Estados Unidos, los productos orgánicos protegen a los niños de los pesticidas. Además, les aportan más nutrientes, ya que las frutas y verduras actuales contienen menos que las producidas hace 60 años.

El equipo de la universidad estadunidense analizó las muestras de orina de niños cuyas edades iban de los 3 hasta los 11 años, cuya alimentación se basa en productos orgánicos, y encontró que no contenían malation y clorpirifos, pesticidas de uso común.

Sin embargo, luego de que esos niños volvieron a ingerir alimentos convencionales, los metabolitos rápidamente treparon a 263 partes por cada mil millones, según el estudio dado a conocer a finales del mes pasado.
Otro informe que data del 2001, de la Britain´s Soil Association, analizó 400 estudios de investigación nutricional y llegó a la conclusión de que los alimentos orgánicos contienen más minerales y vitaminas.

En tanto, una investigación estadunidense más, realizada por el Journal of Agricultural and Food Chemistry, arrojó que las frutas y vegetales orgánicos tuvieron niveles más altos de antioxidantes, los cuales sirven para prevenir el envejecimiento prematuro e incluso el cáncer.

Alimentos Orgánicos

Organic, en inglés o biologique, en francés. En español, se los denomina biológico, ecológico u orgánico y son sinónimos que se utilizan para designar los alimentos que cuidan tanto la salud de los consumidores como el equilibrio del medio ambiente en que se producen.

En los últimos años se han hecho muy populares los alimentos llamados orgánicos, demostrando el interés de mucha gente por un cambio positivo en la alimentación y también la desconfianza en la seguridad y producción de los alimentos convencionales.

Se consideran “orgánicos” aquellos alimentos, en general vegetales y frutas que en ninguna etapa de su producción intervienen fertilizantes, herbicidas o pesticidas químicos, así como tampoco en los suelos donde son cultivados.

Para algunos, la palabra “orgánico” significa nutritivo. Para otros significa alimentos más limpios y seguros; incluso, están quienes entienden por “orgánico” aquellos alimentos producidos sin causar polución o dañando lo menos posible el aire, la tierra y el agua.

En realidad las características positivas que se le atribuyen a los productos orgánicos son difíciles de establecer mientras no exista una regulación general. Por ejemplo para que la leche, sea considerada orgánica, en teoría la vaca debe estar alimentada 100 % con granos que no hayan sido tratados genéticamente ni fertilizados sus suelos. Así como tampoco deben recibir antibióticos u hormonas dichos animales.

Es muy difícil lograr producir alimentos que estén totalmente libres de pesticidas, debido a que en los suelos éstos permanecen largos periodos de tiempo en cantidades insignificantes o pueden contaminarse de suelos próximos a ellos. En pocos lugares del mundo se han determinado definiciones específicas para el uso del término “orgánico” así como tampoco el tiempo de espera que debe pasar desde la última aplicación de químicos en los suelos y el cultivo de un alimento sin ellos