Posts Tagged ‘tecnologia’

Greenpeace en contra de Facebook

Green peace en contra de facebook
Bien, creo que este es un motivo mas por el cual no soy afecto a usar facebook, Greenpeace esta generando una campaña para que facebook cambie la forma en la que alimenta a sus servidores, utilizando formas de energía alternativas que no incrementen el calentamiento global. Les dejo el video de la campaña.

Anuncios

Me cai del mundo y no se por donde se entra

Autor: Eduardo Galeano

Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco..

No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.

Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales.

¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del bolsillo.

¡Nooo! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades.

¡Guardo los vasos desechables! ¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez! ¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidable en el cajón de los cubiertos! Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida!

¡Es más! ¡Se compraban para la vida de los que venían después! La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, vajillas y hasta palanganas de loza. Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi infancia y hemos cambiado de refrigerador tres veces.

¡Nos están fastidiando! ¡Yo los descubrí! ¡Lo hacen adrede! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo. Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.

¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de los tenis Nike? ¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando colchones casa por casa? ¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista? ¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros? Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más y más basura.

El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad. El que tenga menos de 30 años no va a creer esto: ¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el que recogía la basura! ¡Lo juro! ¡Y tengo menos de… años! Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los ——- (y no estoy hablando del siglo XVII)

No existía el plástico ni el nylon. La goma sólo la veíamos en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las quemábamos en la Fiesta de San Juan. Los pocos desechos que no se comían los animales, servían de abono o se quemaban. De “por ahí” vengo yo. Y no es que haya sido mejor.. Es que no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el “guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo”, pasarse al “compre y bote que ya se viene el modelo nuevo”.Hay que cambiar el auto cada 3 años como máximo, porque si no, eres un arruinado. Así el coche que tenés esté en buen estado . Y hay que vivir endeudado eternamente para pagar el nuevo! Pero por Dios.

Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era un nombre como para cambiarlo) Me educaron para guardar todo. ¡Todo! Lo que servía y lo que no. Porque algún día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a todo.

Si, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en el afán de guardar (porque éramos de hacer caso) guardamos hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del segundo, las carpetas del jardín de infantes y no sé cómo no guardamos la primera caquita. ¿Cómo quieren que entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo?

¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con la que se consiguieron?

En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El primer cajón era para los manteles y los repasadores, el segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo lo que no fuera mantel ni cubierto. Y guardábamos.. . ¡Cómo guardábamos! ¡Tooooodo lo guardábamos! ¡Guardábamos las tapas de los refrescos! ¡¿Cómo para qué?! Hacíamos limpia-calzados para poner delante de la puerta para quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a una piola se convertían en cortinas para los bares. Al terminar las clases le sacábamos el corcho, las martillábamos y las clavábamos en una tablita para hacer los instrumentos para la fiesta de fin de año de la escuela. ¡Tooodo guardábamos!

Cuando el mundo se exprimía el cerebro para inventar encendedores que se tiraban al terminar su ciclo, inventábamos la recarga de los encendedores descartables. Y las Gillette -hasta partidas a la mitad- se convertían en sacapuntas por todo el ciclo escolar. Y nuestros cajones guardaban las llavecitas de las latas de sardinas o del corned-beef, por las dudas que alguna lata viniera sin su llave. ¡Y las pilas! Las pilas de las primeras Spica pasaban del congelador al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que darles calor o frío para que vivieran un poco más. No nos resignábamos a que se terminara su vida útil, no podíamos creer que algo viviera menos que un jazmín.

Las cosas no eran desechables. Eran guardables. ¡Los diarios! Servían para todo: para hacer plantillas para las botas de goma, para pone r en el piso los días de lluvia y por sobre todas las cosas para envolver. ¡Las veces que nos enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al trozo de carne!

Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de los cigarros para hacer guías de pinitos de navidad y las páginas del almanaque para hacer cuadros y los goteros de las medicinas por si algún medicamento no traía el cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos prender una hornalla de la Volcán desde la otra que estaba prendida y las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros álbumes de fotos y los mazos de naipes se reutilizaban aunque faltara alguna, con la inscripción a mano en una sota de espada que decía “éste es un 4 de bastos”.

Los cajones guardaban pedazos izquierdos de pinzas de ropa y el ganchito de metal. Al tiempo albergaban sólo pedazos derechos que esperaban a su otra mitad para convertirse otra vez en una pinza completa.

Yo sé lo que nos pasaba: nos costaba mucho declarar la muerte de nuestros objetos. Así como hoy las nuevas generaciones deciden “matarlos” apenas aparentan dejar de servir, aquellos tiempos eran de no declarar muerto a nada: ¡ni a Walt Disney!

Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se convertía en base y nos dijeron: “Cómase el helado y después tire la copita”, nosotros dijimos que sí, pero, ¡minga que la íbamos a tirar! Las pusimos a vivir en el estante de los vasos y de las copas. Las latas de arvejas y de duraznos se volvieron macetas y hasta teléfonos. Las primeras botellas de plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza. Las hueveras se convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en portalápices y los corchos esperaron encontrarse con una botella.%3za. Las hueveras se convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en portalápices y los corchos esperaron encontrarse con una botella.

Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores que se desechan y los que preservábamos. ¡Ah! ¡No lo voy a hacer! Me muero por decir que hoy no sólo los electrodomésticos son desechables; que también el matrimonio y hasta la amistad son descartables.

Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con personas. Me muerdo para no hablar de la identidad que se va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del pasado efímero. No lo voy a hacer. No voy a mezclar los temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco y a lo caduco lo hicieron perenne. No voy a decir que a los ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en sus funciones, que los cónyuges se cambian por modelos más nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les discrimina o que valoran más a los lindos, con brillo,pegatina en el cabello y glamour.

Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas, tendría que plantearme seriamente entregar a la “bruja” como parte de pago de una señora con menos kilómetros y alguna función nueva. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la reposición y corro el riesgo de que la “bruja” me gane de mano y sea yo el entregado

Coches ecológicos con energías renovables.

Desde eRenovable ya hemos hablado en un gran número de ocasiones de coches ecológicos, coches híbridos y coches eléctricos. Hoy queremos recomendaros un blog que está dedicado completamente a cubrir la actualidad de los coches ecológicos: CochesEco.com

cocheseco.jpg

En este blog podéis ver reviews de nuevos modelos ecológicos, biocombustibles, hidrógeno. Os recomendamos que no os los perdáis.

El blog de coches ecológicos pertenece a la red de blogs de motor RedCoches.com, donde también destaca su agregador de noticias cochesmotos.org.

Paneles solares hechos reciclando chips defectuosos

15 Nov 2007 06:58 AM CST

En la producción de chips para computación hay mucho desperdicio, cada año se desechan unas 3.3 millones de barquillos de silicio que son las que se utilizan al inicio de la producción de los chips.

Pero por suerte donde algunos ven desperdicios otros ven oportunidades, como por ejemplo IBM que ha anunciado un nuevo proceso que reciclará ese silicio de desperdicio en paneles solares.

Los barquillos de silicio son pequeños discos de silicio donde se imprimen los patrones que luego hacen los chips que utilizan la mayoría de los dispositivos eléctricos de hoy en día. La mayoría de esas hostias son utilizadas, pero muchas otras resultan dañadas, o a veces tienen demasiado silicio y entonces se convierten en basura.

wafers.jpg

El problema principal es que todo ese material de desperdicio no puede reciclarse así nomás, ya que al ser tan importante un chip, tienen propiedad intelectual, y están protegidos, por lo que no se permite la reutilización o reciclado. Al menos así era hasta que IBM llegó con su idea.

El proceso que ellos han desarrollado remueve los remanentes de la propiedad intelectual de la superficie de las hostias de silicio. Esto permite que puedan ser reutilizadas, o idealmente convertidas en paneles solares.

Este proceso es tan innovador, que ha recibido el premio “2007 Most Valuable Pollution Prevention Award” (la más valuable prevención de la polución).

No es que los paneles solares se vayan a volver más baratos con este sistema, sí algo, pero lo importante aquí es que proveerá de material para la industria de la energía solar, y dejará menos desperdicios en nuestro amado mundo. No hay que olvidarse que el silicio, el componente más preciado de los paneles solares fotovoltaicos, es caro y difícil de conseguir. Así que de esta forma se ahorrarían bastante trabajo las industrias solares.

Vía Inhabitats

el teléfono + eco

celular
El teléfono móvil F268 de Samsung fue nombrado por Greenpeace, debido a su eficiencia desde el punto de vista energético, ya que usa materiales renovables.
Este nombramiento fue presentado por Greenpeace en el informe “Green Electronics: The Search Continues”, en donde se mostró dicho equipo como “el teléfono móvil más ecológico en la actualidad”.
Características
El F268 es un celular libre de Brominato Retardante de Llamas (BFR, por su sigla en inglés) y de Policloruro de Vinilo (PVC). Ni el equipo ni sus accesorios, incluido el cargador y audífonos, contienen PVC, y todos sus componentes son totalmente libres de BFR. Esto debido a que ambos componentes son muy utilizados en equipos electrónicos, pero son muy tóxicos para el medio ambiente.
Además, el equipo tiene una función de alarma para su cargador que avisa a los usuarios que hay que desconectarlo cuando los dispositivos están completamente cargados. El equipo cumple plenamente con las normas de eficiencia energética a nivel mundial, establecidas por la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Energía de Estados Unidos.
“En Samsung Electronics tomamos muy seriamente la responsabilidad con el medio ambiente y nos comprometemos a mejorar continuamente el impacto ambiental y social de nuestro negocio”, asegura Aldo Vidal, gerente comercial División Telecom Samsung.

No tires tu vieja máquina de escribir, conviértela en un teclado USB

Si tienes por casa una vieja máquina de escribir… ¡no la tires! Podría convertirse en tu próximo teclado para tu Mac, tu PC o incluso tu iPad.

The USBTypewriter es un desarrollo sobre Arduino con que convertirás tu máquina de escribir en un teclado, y de una manera sencilla y sin modificar el aspecto exterior de la máquina.

Pásate por la tienda que han montado en Etsy. Si eres un manitas puedes comprarte el kit para hacértelo tu mismo por 75 $. Si eres algo menos hábil podrás comprar un kit preparado para instalar por 150 $. O comprar directamente una máquina ya convertida en teclado desde 300 $.

El un proyecto de Hive76 de Filadelfia, que se distribuye bajo licencia Creative Commons (Attribution-Share Alike)
Vía Engadget

Autos ecológicos para un futuro mejor

Lo que ven aquí es un concept car, diseñado por Audi,  para participar de un interesante concurso de autos “Medio ambientalmente sustentables”  organizado por  L.A Auto Show,  una feria automotriz de Los Ángeles, USA.   Como este, hay varios diseños sorprendentes,  aquí mostramos algunos.

Audi

Las dos imágenes superiores corresponden al modelo “Dinamic Space Frame”, un fluido diseño pensado para manejar en armonía con el viento.  Una carrocería realmente firme, que abandona la idea de pequeñas partes unidas que conforman el auto.  Es prácticamente una sola pieza, que une todos los canales de funcionamiento en ella: Fluidos hidráulicos y electricidad.  Un verdadero marco andante.

Hummer O2


Lo que propone el Hummer O2 (GM) es realmente una innovación beneficiosa para el medioambiente.  Considera partes elaboradas en algas marinas, lo que promete que todo lo que el vehículo expulse afuera (antes comúnmente CO2) ahora sea oxígeno puro.  Genial, ahora tenemos un purificador de aire con ruedas.

Toyota

El Toyota RLV incorpora un insólito sistema para poder asistir al auto en caso de corte energético.  Si por alguna razón, nos quedamos en panne, el auto trae pedales, para poder accionarlo manualmente (bueno, con los pies).  Fuera de los casos de emergencia, el auto está provisto de un motor eléctrico, bastante potente.  Cuidado con no cargarlo lo suficiente… si no desea ejercitarse pedaleando.

Ojalá estas empresas se pongan pronto a fabricar estas maravillas rodadas.  Al ecosistema le haría bastante bien y a nosotros también.

Para ver más modelos, puede ingresar al sitio del concurso de L.A. Auto Show, o bien, a EcoGeek, el sitio que nos informó de todo.

Por fin un envase inteligente para la leche

Extra, extra… ya está disponible un packaging extraordinario para el almacenamiento de la leche.  Por ahora sólo en Inglaterra, pero seamos pacientes, que los empresarios del mundo lacteo nacional no pueden no tentarse con este innovador y ecológico producto.

Como ven, en la primera imagen, pareciera ser una típica botella plástica, pero no.  Es la cara rígida del envase, elaborada en pulpa moldeada de papel (el material de las cajas de huevo).  Y al reverso, encontramos una bolsa, de un plástico especial, ecológico, obtenido a partir del almidón de maíz.

La primera parte, le otorga la estructura necesaria al producto para una cómoda manipulación.  La segunda, mantiene el contenido puro, libre de cualquier agente contaminante.  Una vez vacío, ambas partes del envase son biodegradables, asi que pueden ir a parar directo a la tierra de nuestro jardín.  Se tarda 6 semanas en desaparecer, si lo tratamos como compost.

La carcasa de pulpa moldeada también puede ser reciclada, si la separamos previamente de la parte plástica.  Y si lo botamos a la basura… todo bien, igual no contamina.

Como ven, además es atractivo y se le puede incorporar gráfica.   Este envase las tiene todas.  Se llama Greenbottle, los invitamos a visitar su sitio en swissmiss.